En el consultorio me chingué bien sabroso a la secretaria del doctor sin saber que la morrita en realidad era su hija jajaja

Ahora ya no puedo mandar a chingar a su madre a la morra porque si no me corren y la neta sí necesito la chamba. Pero es que al chile, neta que no se parecen en nada el vejete gordo del doctor a la sabrosa tetona de su hija que está pero si bien chula, uno nunca pensaría que una cosita tan bella pudiera salir de ese pinche doctor culero. Así que cuando descubrí que la chavita me andaba coqueteando y tirando el calzón, la invité a salir pero me dijo que no podía. Le dije que no le diría al jefe porque también podía despedirme y la morra aceptó. Esa misma noche me la acabé cogiendo, y fue entonces que me confesó que era hija del doc. La morra supo jugarla, ya me enganchó, sabe que no puedo cortarla porque si no ella me acusa y a quien mandan chingar a su madre es a mí.


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS