La encargada tenía cara de putita buscaverga, así que esperamos que estuviera sola y la cogimos salvajemente aunque la morra se hacía la díficil.

La encargada entró con una faldita que dejaba ver sus nalguitas de puta y una blusa sin brassier que mostraba sus tetas ansiosas de macho. Miré a mis carnales y entendieron: apenas se fue el último cliente la rodeamos entre todos, bajamos la persiana y le arrancamos la ropa sin piedad mientras la otra gritaba y se hacía la díficil, pero cuando le metimos verga bien que empezó a gemir rico y a mojar su panocha que a huevo que quería leche de macho cabrío. Como estaba de escandalosa, uno le metió el camote en la boca y la putita tragaba con ganas. Ya no la hemos visto de nuevo, pero estaría rico volver a preñarla.


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS