La perra es tan guarra que hasta me dio mi primera comida de culo, me prendió tan chingón que se la metí bien duro hasta hacer que se corriera sin tocarse.

Al chile que jamás me había topado con una hembra tan pinches guarra y entrona como esta golfilla calentona. Estábamos en pleno cachondeo sabroso cuando la vieja me pide que me ponga culo para arriba y yo la neta pensé que la vieja iba a darme un masaje. No es como que me guste esa madre, prefiero ir directo a la culeada, pero pues si la vieja quería consentirme no iba yo a cortarla. Total que estaba yo relajado con los ojos cerrados cuando de pronto siento su lengüita húmeda y tersa lamiendo el hoyito de mi culo peludo. Estuve a punto de mandarla a chingar a su madre, pero se sintió chingón y la dejé hacer hasta que quiso meter su lengua, ahí sí ya estaba yo en otro nivel de calentura y le di bien duro a ver si seguía de guarra la vieja.

The comments are closed.

MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS