Le pasé una sorjuana al prefecto para que me dejara chingarme a mi vieja en un salón desocupado, pero el puto pervertido fue a grabarnos.

Me chaqueteaba todas las noches imaginando que me chingaba a mi vieja en uno de los salones de la escuela, tal y como había visto un chingo de veces en mis vídeos porno favoritos. Así que para mi cumpleaños le pedí una lana a mi papá que disque para que me comprara ropa nueva. Pero en vez de eso, le dije a mi vieja que tenía un plan para coger y ella enseguiditas fue al baño a quitarse el calzón para que fuera más fácil meterle la reata, todo con tal de complacerme. Fui, le pasé una lana al prefecto que prometió darnos “privacidad” (sí, como no) pero él mismo fue, cámara en mano, a espiar cómo me cogía a mi vieja.


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS