Mi amante es una zorra que se queda corta cuando su hija entra en acción. La morra parece perro hambriado en carniceria

Cada vez que voy a la tienda es algo emocionante, no por lo que vaya a comprar sino por ver a la hija del dueño. Esta morrita está bien rica y a según me dijo una compañera que la conoce, le parezco atractivo. Me arm de valor y empecé a salir con esta chava, una noche cenando en mi casa traté de ser algo romántico pero ella me detuvo y me dijo que no quería que fuéramos por ese camino y que aceptó a salir conmigo fue solamente porque le parecí guapo y quería llevarme a la cama. De habérmelo dicho antes me habría ahorrado el tiempo en mamadas y me la hubiera cogido de una.


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS