Salvaje cogida bucal a la hermanita de la ñora de la fonda que aguantó vara aunque se estaba asfixiando la pobre jajaja

La garganta profunda es algo que pocas viejas pueden hacer. Mi esposa nunca ha aprendido y ya ni le gusta chuparme el rabo porque dice que me paso de verga y no me controlo, que empiezo a cogerla salvajemente por la boca y ella no puede respirar. La neta es que sí, cuando tengo unos ricos labios suaves de hembra chupándome el pito, me pongo bien caliente y no me controlo. De hecho, debo confesar que entre más veo que se está ahogando la vieja, que entre más está llorando, siento que me excitó más. Por eso estoy prendido de esta morra, hermana menor de la doña de la fonda de la esquina, porque ella sí aguantó vara y me deslechó sabroso.


MÁS VIDEOS PORNOGRAFICOS