Encerrón en el cuarto de mi novia con sus jefes abajo

9 min 54 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…
Descripción

Las viejas no se cansan de decir que los hombres somos unos
calientes que sólo pensamos con la verga, y la neta sí es cierto, pero ellas
cuando se les empieza a humedecer el chocho se ponen muchísimo más locas que
uno como hombre y se atreven a mucho más. Mi novia y yo empezamos a fajar en su
habitación con sus padres abajo en la sala, ella me decía que le bajara a mi
calentura, que nos iban a cachar… pero entonces mis dedos se deslizaron a su
pepita y gimió de placer mientras sus patitas se abrían y me susurraba al oído “está
bien, lameme la panocha por favor” y mientras mi lengua se llenaba de sus fluidos
mi verga salía de mi pantalón para cogerla.