La perra de mi cuñada se pasó de putita y me paró la cola para que le metiera el chile hasta el fondo de su panocha tiernita.

1:40 267 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

Mi cuñadita se supone que viene de una familia ultracatólica, de esas que siempre van a misa los domingos, etc., y mi hermano decidió sentar cabeza con ella porque pensó que era una niña bien, sin saber que saldría más golfa que las putitas de la Merced. No pasó ni un año de que estuvieran juntos cuando empecé a sospechar de sus puterías, pero nunca junté pruebas hasta que un día al fin pude tomar las fotos de un hombre entrando y saliendo de su casa. Fui a confrontarla con las fotos en la mano, pero la putita pensó rápido y mientras yo le gritaba lo putona que era me dijo “sí, soy puta, pero podría ser TU puta y se quitó la blusa dejando ver sus chichotas sabrosas”. Se arrodilló y no pude resistir el impulso de darle verga.