Le dije a mi sobrino que su esposa andaba de putita y el vato me madreó, así que para quitarle lo pendejo me chingué a su mujer bien sabroso.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Le dije a mi sobrino que su esposa andaba de putita y el vato me madreó, así que para quitarle lo pendejo me chingué a su mujer bien sabroso.

La vieja de mi sobrino trabaja limpiando la casa de unos vecinos de la cuadra y ya me había fijado que la putita andaba muy coqueta con el señor de la casa, así que me fui a chelear con él a la cantina y me confesó que se había estado culeando a la golfita gordibuena porque, según me decía, a la hembra la prendían los hombres mayores y experimentados, capaces de hacerla correrse a chorros. Ni tardo ni perezoso le conté a mi sobrino porque pues es familia y no quería que le hicieran pendejadas, pero el cabrón me quiso madrear y ahí si me encabroné. Entonces comencé a tirarle el pedo a la putita que en menos de dos semanas acabó abriéndose de patas en mi casa…más sabe el diablo por viejo que por diablo, sobrino…

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed