Le metí mi verga gorda entre sus tetotas morenas y me la apretaba tan sabroso que le terminé bañando de leche calientita sus chichotas.

7:02 339 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

No hay cosa que me ponga más cachondo que un par de chichotas sabrosas de una buenorra morena fogosa, y si además se pone a chaquetearme la reata con ella en una rusa bien chingona… pfff, fue imposible no botarle los mecos encima. Estas morras sí son viejas, no como las flaquitas de papel que no tienen carnita de dónde agarrar. Por suerte yo siempre tengo a mi putita de planta que, pase lo que pase, sabe bien como deslecharme para tener feliz a su hombre y que no me ande buscando golfitas por ahí. Si todas las viejas fueran tan guarras en el sexo como esta vieja, los hombres no tendríamos que andar buscando en la calle lo que no tenemos en casa.