Mi hijo me confesó que estaba chingándose el chochito goloso de la hermosa flaquita de mi sobrina y enseguida metí mi cuchara.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Mi hijo me confesó que estaba chingándose el chochito goloso de la hermosa flaquita de mi sobrina y enseguida metí mi cuchara.

Un día llegó mi hijo todo alterado y llorando, me asusté y le pregunté que chingados le pasaba. Ahí me dijo que venía de la Iglesia y que le había confesado al padre que había estado sosteniendo relaciones sexuales con su prima, la hija más chica de mi hermano, y que se había enamorado de la morra, pero que el viejo puto ése lo había corrido de la parroquia por “pervertido”. No digo que no sea un poco morboso mi hijo, pero se la mamó el padrecito, porque si conociera a mi sobrina se hubiera dado cuenta que cualquier macho que se respete no hubiera podido resistirse a tremendo par de tetas y a ese culito moreno. El pedo es que me calentó un chingo la situación y ahora convencí a mi hijo de que me deje grabarlos mientras cochan.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed