No sabía que la morrita era virgen y le dejé ir la reata como si fuera puta de la Merced, la neta me asusté un chingo al principio pero luego me la cogí con más ganas.
⇓ DESCARGAR VIDEO
No sabía que la morrita era virgen y le dejé ir la reata como si fuera puta de la Merced, la neta me asusté un chingo al principio pero luego me la cogí con más ganas.

La verdad es que desde que empecé a coger únicamente me había garchado a hembras en celo experimentadas, más o menos por allá de sus treintas, pero nunca había tenido el placer de desvirgar a una jovencita calenturienta. Conocí a la chavita en una fiesta de graduación de la prepa a la que fui como fotógrafo, pero entre la morrilla y yo hubo química enseguida. De todos modos tenía mis dudas de meterme con una morra de esa edad porque son bien inmaduras y yo no quería aventarme el paquete de una nenita caprichosa, pero la calentura me ganó y acabé por empinarla en mi depa, pero no sabía que la chava era virgen hasta que vi mi verga manchada y entonces me puse bien caliente y me la cogí como loco para que la perrita no olvide nunca quien fue su primer macho.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed