Pasando un buen rato con la maestra de mis hijos, está ríquisima la vieja

45 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 1,00 de 5)
Cargando…
Descripción

Mi esposa y yo nos habíamos divorciado hacía unos dos años, ella tenía la custodia de los niños y yo sólo los veía los fines de semana o cuando nos ibamos de vacaciones, hasta que llegó el momento en el que ella se casó y se tomó una luna de miel de un mes con su nuevo marido, me tocaba ir por los niños a la escuela y ahí fue donde vi a esta cabrona, era una maestra de mis hijos, buenísima como sólo ella podía estar, en las reuniones de padres intercambiabamos miradas hasta que se me ocurrió hablarle, tuvimos tan buena química que el fin de semana terminamos yendo a beber hasta terminar juntos en la cama.