Prefiero a las morras blanquitas porque sus nalgotas quedan rojas de tanto estrellarles los huevos cuando les meto mi verga.

5:49 258 Visitas
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Descripción

No es racismo, es que me encanta ver cómo se les marcan las nalgas de tanto coger cuando les ensarto la reata en la panocha desde atrás. Me gusta ser brusco con las morras a las que les gusta que su macho las haga sentir sometidas. Me pone bien caliente ver cómo se marcan mis dedos en su piel cuando me recargo sobre ellas para dejarles ir la verga hasta el fondo del chocho sin piedad. Además, cuando se abren de patas para mostrar su rajita húmeda, se ve chingón su hoyito rosadito rodeado de su piel blanquita, que me invita a comérselas hasta recibir sus jugos en mi cara.